Tu Diseño Humano es perfecto, dale la atención que se merece

Recuerdo en mi época de profesora la importancia que yo daba a que mis alumnos se sentaran correctamente con la espalda erguida y las piernas en buena posición. Insistía porque conocía los efectos dañinos que, más tarde en su edad adulta, les pudiera causar un mal hábito de la infancia o adolescencia. Pero poco sabía entonces que la postura del cuerpo pudiera influir en el cerebro y el proceso de aprendizaje. El Diseño Humano nos habla de nuestro cuerpo como el vehículo que tenemos para movernos en el espacio tiempo, por lo tanto lo debemos mimar y cuidar tanto si nuestro cuerpo es un Ferrari o un seiscientos.

Hoy en día estudios científicos destacan la importancia de la postura corporal y se ha  demostrado lo que influye en el cerebro por lo tanto en nuestra memoria. La postura que tenemos dice mucho de nosotros y de nuestra forma de ver la vida.

Nuestra postura influye en nuestro sistema nervioso, endocrino, en nuestra cognición, en la atención y en nuestro estado de ánimo. Debemos cuidar nuestra postura corporal desde la infancia. El tener una posición encogida nos hace memorizar las cosas con un patrón negativo, sin embargo, cuando nuestra posición es erguida con hombros bien posicionados y espalda estirada integramos los conceptos positivos y aumenta nuestros niveles de cortisol. El cortisol aumenta los azúcares en el cerebro por lo que nos hace estar más despiertos.

Una de las posturas que puede resultar muy perjudicial es permanecer mucho tiempo con la cabeza inclinada hacia abajo mirando el móvil o el ordenador.

La mayoría de las personas creen que el estado de ánimo influye en la postura del cuerpo, pero es un camino de doble dirección: cómo andas y te sientas influye en cómo te sientes .

Es de suma importancia tomar consciencia a lo largo del día de cómo es la postura del cuerpo porque nuestro cerebro va a interpretar el mensaje que le damos. Si por ejemplo andamos erguidos con el vientre firme, daremos una señal de seguridad y el cerebro lo procesará positivamente. Pero si vamos andando con hombros caídos mirando hacia el suelo nuestro cerebro lo percibirá con señales negativas dañando todo nuestro sistema neuronal. Lo mismo ocurrirá si sonreímos, el cerebro recibe una señal y activa todo el hipocampo y la señal es de bienestar.

El Neurocientífico Antonio Damasio dice: el cuerpo sabe lo que la mente aún no se ha dado cuenta. He aquí la importancia de saber cuál es nuestro Diseño Humano y como funcionamos porque nuestro cuerpo tiene una capacidad sensorial extraordinaria y si somos consciente de ello nos podemos anticipar a los acontecimientos. Lo que ocurre, es que nos habla de una manera muy sutil, muchas veces la mente no se entera. Estamos tan distraídos con el mundo sensorial exterior que no escuchamos nuestra propia sabiduría interna.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de percibir como está el otro. Cuando estamos escuchando a alguien, no solo lo escuchamos si no que observamos su postura y que nos está diciendo con su cuerpo, si está de ánimo, como es la persona e incluso nos informa de su vibración.

Para que nuestro vehículo funcione en perfecta armonía no solo tenemos que tener en cuenta nuestra postura corporal, también hay que prestar atención a nuestra parte interna la alimentación. Nuestros órganos influyen también en nuestro cerebro y los intestinos, son los principales informadores del cerebro. ¿Os suena la antigua frase: somos lo que comemos?

En efecto nuestra salud física, mental y emocional tiene una estrecha relación con nuestra alimentación. Cómo nos enfrentamos a la vida tiene que ver con nuestra posición corporal y con nuestra nutrición. EL cuerpo sabes lo que es correcto para nosotros, nacemos diseñados con una guía interna la que debemos escuchar y no olvidar: nuestra estrategia y autoridad.

Un comentario de “Respeta tu cuerpo a través del Diseño Humano

  1. Pingback: ¿Por qué el generador atrae oportunidades? - Mercedes Mele

Deja un comentario