El Reflector es el único ser que a diferencia de los otros tres nace sin definición, tiene activaciones, pero ningún canal definido. Son aproximadamente el 1% de la población y tiene un aura muy particular pues va tomando muestras como si fuera abriéndose y cerrando.

El Reflector está diseñado para estar sintonizado al entorno, al impacto del campo de Neutrinos, y es considerado de los no energéticos.

Para un Reflector es difícil encontrar su camino pues está perdido en el mar del condicionamiento tanto por los tránsitos como por su entorno debido a su apertura.

¿Cuál es su punto débil?

Su debilidad reside en su apertura, es vulnerable porque no comprende cómo funciona. Puede sentirse muy perdido y confundido si se identifica con lo que refleja, hasta el punto de ser dependiente del prójimo y mimetizarse con el entorno. Al estar tan abierto cada vez que alguien entra en su aura inmediatamente altera su química. Cuando descubren como funcionan son los más resistentes porque con su Aura lo analizan todo.

La luna es su gran aliado pues le marca el camino.

El Reflector es un ser lunar, así pues, su aliado es la luna ya que le ofrece su estrategia la cual consiste en esperar el ciclo lunar de 28 días para la toma de decisiones importantes y de esa manera obtener claridad, pues a medida que la luna va transitando experimentan días que son Proyectores, Manifestadores o bien Generadores según vaya la luna definiendo las puertas. Es importante destacar que solo la luna de personalidad puede mostrarle al Reflector su camino único, al estar tan abierto no tiene una guía central, es la luna la que le muestra y señala. Es la luna de personalidad la que le marca el camino porque es consciente. El Reflector funciona procesando la información según va pasando por su ciclo lunar, durante ese tiempo necesita hablar con otras personas para poder escuchar su propio potencial, articular sus propios pensamientos y su verdad. Cada conversación sobre el mismo tema puede brindarle diferentes perspectivas y al final del ciclo tener claridad.

El Reflector es el estudiante de la experiencia y esto está basado en lo que tiene activado, pues todo es mecánico. La vida del Reflector es una experiencia momento a momento lo que va y viene. Su mayor sacrificio es querer ser como los demás, debe aprender solo a experimentar y comprender la energía. No está diseñado para aferrarse a la misma experiencia constante, necesita ser sorprendido por la vida. El tema del no-ser para él es la desilusión.

¿Por qué le llaman el juez?

Tiene el potencial de ver lo que ocurre a su alrededor y reflejarlo de una manera que nadie más puede. Su aura resiste y le permite degustar el aura de los demás, sabe ver las fallas de su entorno y como está la energía de quien le rodea, están aquí para aprender y reflejar que no hay nada bueno o malo en el mundo, sino simplemente diversidad. El Reflector es la clave para la consciencia global, con su apertura ayuda a filtrar el campo de consciencia.

El niño Reflector necesita ser motivado a funcionar a su propio ritmo y aprender a esperar el ciclo lunar antes de tomar decisiones. Es importante tener un entorno correcto. Tiene la capacidad de reflejar si está en una familia o colegio adecuado. Necesita su propio espacio para poder descansar y alejarse de los demás. El Reflector es el miembro importante del grupo funciona con reglas diferentes y debería hacérselo saber a los demás para ser comprendido y respetado. El Reflector llega al mundo para ser sorprendido por la vida.

El Reflector desde niño está a merced de quien le rodea, es necesario que descubra su propio proceso desde la infancia para que su vida pueda ser fértil y productiva y no se sienta invisible.

Deja un comentario